Overblog
Editer l'article Suivre ce blog Administration + Créer mon blog
3  AMERICAS   BY   BICYCLE

MES VOYAGES AUX TROIS AMERIQUES EN VELO

ARGENTINA SIERRA TUCUMAN Y ESTERO

DE ALPASINCHE A CONCEPCION De Alpasinche hasta Andalgala Me quede una noche en Fiambala, que todavía no me gustaba. Pues tome el colectivo hasta Alpasinche, par no andar otra vez por esta ruta de pampa, que ya hice a la ida. Al principio me permitieron solo de ir hasta Tinogasta. Acá, saque la bici del colectivo, la arme, puse el equipaje, y espere hasta el salir del colectivo, por si por suerte había algún ausente. Al ultima momento, el chofer me permito subir, mas sin asiento, de pie, y en un minuto desarme el equipaje y la bici, y la cargue a dentro del colectivo. En Alpasinche arme de nuevo la carpa en el parquito, y charle al anochecer con gente en el boliche, muy simpático. Pues salí por la mañana temprano por la ruta 40, km4000 de esta ruta, y ande 75km por la pampa seca y llana, sin viento por suerte, mas con mucho calor y sequía. Llegue en Londres, adonde me fui a dormir en el camping los molinos, un lugar con árboles, una prensa, y canales de agua, que llevan fresca. Por la mañana siguiente, fui a conocer las ruinas del pueblo Inca. Pues es en muy bien estado, todavía se queda el fortín de piedra sobre la colina a la entrada, y después al alrededor de la plaza de las armas, dos escaleras que suben al tope de colinas que sirvieron de temples, una al norte y la otra al este, dos edificios grandes, una estrada para las fiestas religiosas, una casa, y unas paredes de casas y depósitos, lo todo en piedras. Además del tope de las colinas se ve todos los valles, de Alpasinche y de Belén. Después fui a Belén, un pueblo durmiendo. Por una vez la señora de la oficina de turismo me da datos valorosos sobre las rutas saliendo de Belén, hacia Antofagasta y Andalgala. Me indicaron adonde hay casas, y entonces agua, y que ahora es la temporada con mucho viento, mejor ir a Antofagasta después del 15 de Octubre. Además en un restorante encontré un camionero, que me contaba que de nuevo si la ruta por los salares de Antofagasta hasta San Antonio de los Cobres esta abierta, con pueblitos, mas que ahora mismo esta cerrada por nieve. Entonces deje la idea de ir allá. En Belén hice la vuelta por la quebrada de Belén y los oasis por la sierra, es decir san José, los posos de la piedra, y las barrancas. La quebrada es espectacular. El leche del rió es muy ancho, todo seco, con la sierra seca por cada lado, muy alta, casi vertical. Esta quebrada dura 10km, después el valle se encuentra con otro rió y se ancha. Un poco antes de llegar a San José, me pare para mirar un pueblito a mano derecha, con huertas y árboles de fruta. A mi lado había matorrales con flores amarillas, y picaflores volando. Al otro lado de la ruta, subiendo unos metros, se ve todo el valle de otro rió, con la iglesia de San José al fondo. Doble a la izquierda, y tome la ruta de ripio durante 50km. Empieza a la izquierda por una subida larga y suave, por un ripio malo, hasta el poso de las piedras. Travesamos la pampa seca de nuevo, con a veces una estancia con huerta de árboles de fruta. Infelizmente todavía los árboles son desnudos, es decir sin hojas, y es un poco triste. Después la ruta baja fuerte, y sube bravísimo unos kms. El calor y la sequía eran insoportable, mas por suerte halle un canal de agua bien fresca y me more todo, y llene mi botella. Después viene una bajada loca, larga, hasta san José de nuevo, y el asfalto para regresar a Belén. Pues es sobretodo interesante par el deporte, hiciera una muy buena vuelta de carrera, mas por el invierno solo. Después seguí la ruta de ripio malo hasta Andalgala. Son 85km por la pampa seca, con dos cambios. Al km30 se traviesa una sierra, con una subida brava y corta, 3km, y una bajada de 6km rápida. Al km45 hay un rió seco, con mucha sombra, el único lugar par almorzar, y después los matorrales cambian. Las espinas y algarrobos casi desaparecen, y solo se quedan brezos y retamas grandes. Andalgala esta durmiendo por el invierno. De Andalgala hasta Concepción Salí de nuevo por el ripio, bastante malo, muchas piedras gordas, por un camino de una vía sola, en dirección de Concepción, Tucumán. La ruta baja ondulando durante 14km por un valle de pampa seca que se estrecha más y mas entre las paredes de la sierra seca. Después empezó la subida. Al principio son 2km suaves y derecho. Después vienen los balcones, durante 17km. El paso es a 1920m de altura, y el desnivel debe ser de 1200m. Es la cuesta de la Chilca. La ruta sube en balcones durante 13km: Se ve todo el valle estrecho, por cual pasa la ruta, los caracoles, y al fondo el altiplano de Saujil, con el salar grande amarillo. Siempre me asombra tanto lugar vació, salvaje, sin nadie. Además tenia la vista de otro valle serpientendose por la sierra. Al tope de los balcones, parece tener la vista de un avión tanto hay desnivel casi vertical. Después los caracoles entran en la sierra y se acaba la vista. Encontré mucho viento en contra durante unos km. Durante toda esta subida, tenia que pararme cuando pasaba n coche, tanto el camino es estrecho. Mas toso los conductores se paraban para alentarme y felicitarme. Después del paso llegue al pueblito las Palomas, y allí vi hombres tomando. Pensaba si que bien un comedor, y me pare. Estaba no más que un kiosco, mas mes ofrecen sopa y pan casero, con vino mezclado de coca. Después de bastante tiempo, bien descansado, seguí bajando 20km por el altiplano, hasta llegar a las Estancias. Pues entre en un valle inmenso, solo de arena y paja, por una ruta ondulando y bajando poco, de 500m no más. Y durante una hora, solo hay unas chacritas. Al llegar las Estancias, que son una línea de pueblitos juntos, de cual Buena vista es el primero, pregunte a un dueño de una casa adonde esta el camping. Pues el me invito a tomar mate. Estaban edificando la casa de verano, con la ayuda de un albañil. Charlamos bastante, y en fin me convidaron a cenar y a dormir en la casa. Salí temprano y hice 13km ondulando por el valle estrecho, la línea de pueblitos, al largo de un rió. Aquí viven, aparte de las casas de verano, familias que tienen alguna huerta y gallinera, de que sobrevivir, con el ayuda del estado. Al fin se atraviesa el rió por un puente de acero, y aquí empezó la cuesta del Clavillo. So 12km de subida suave, con unos km de caracoles, y después 3km de plano ondulando. El paso es a 1900m de altura, y el desnivel de 500m. Poco a poco quitamos el desierto, para entrar en un bosquete de árboles grandes, algún tipo de haya me parecía, lingas o alisos. Al llegar al tope todo cambia. Se descubre dos valles muy profundos, con un rió al fondo, en cerradura. La ruta se agarra al barranco. En frente son declives fuertes también, mas no tanto, pro si altísimos, que tocan al cielo. Son todo cubiertos de arboles gigantes, la selva virgen, y aun tanto espacio sin nadie. Al tope la sierra se queda seca, demasiado alta para que crese algo. Es el Aconquija, 5000m de altura. La ruta sigue con esta vista, y llega a un fortín abandonado, de piedras. Hay una torre gorda con una terraza, dominando los dos valles, y al otro lado un castillo, con la vista desde el balcón de todo el valle de Tucumán, es decir el lugar de la ruta 38. El rió serpiente hacia este valle, saliendo de la montaña. Su agua brilla con el sol. Y la ruta lo rodea. Después viene la bajada rápida, con caracoles, por un ripio malísimo, pues corte una cámara en algún choque. Pasamos entre los árboles de la selva, cubiertos de flores creciendo sobre los troncos y ramas. Y también matorrales con flores violetas, árboles de mariposa se llama en francés. Al fin llegue a la huerta de limones, bajando más liviano. Y después viene el asfalto, durante 20km, paseando entre los campos de caña de azúcar, hasta Concepción. Pues me quede 2 noches en Concepción, para descansar. Este pueblo no tiene nada particular. Solo me divierto la agitación, después de 2 semanas de campo. Aquí también decidí seguir un poco por el norte, que ando con mucho tiempo, a causa que deje el tramo por Antofagasta de la Sierra. Y eso me atrae más que dormir en las playas de la Gruta por pleno verano, con la muchedumbre. También ahora no hay nieve. De Concepción hasta Cafayate Salí temprano de Concepción, 500m de altura, por la ruta 38, y ya a esta hora, a pesar que esta el domingo, es muy peligroso. Pasan muchos camiones trayendo 3 caros llenos de caña de azúcar, con mucha prisa. Esos no cuidan de una bici, no más que de un mosquito. Pues por suerte siempre hay una banquina asfalta, y los ríos se crucen por el puente antiguo, que esta a mano izquierda. De cada lado el paisaje es igual, campo de caña de azúcar, ríos secos, y pueblitos modernos. Doble a la izquierda después de 35km, para seguir hacia Tafi del Valle. Me pare un minuto para apuntar los kilómetros escritos en un cartel, y un par de jóvenes salieron de la casa para ofrecerme coca cola y conversar. Al principio teme un poco, que ya estuvieron borracho, mas no motivo son gente buena, asombrados por el esfuerzo de viajar por bici, que quieren felicitarme, no mas. El calor es casi insoportable desde las 9 de la mañana. La ruta empieza a subir, ondulando, con pendientes fuertes más cortas, y bajadas suaves o llano, eso durante 25km. Es bastante agotador. Son todavía unos kilómetros de campo de caña de azúcar, y después vienen las huertas de limones. Al fin entre de nuevo en la selva joven, no virgen. Los árboles no son tanto altos. Tienen flores que crecen por las ramas, lianas agarradas, matorrales al pie y los pajaritos que cantan en todo lado. Llegue hasta la vista de la estatua del indio, que esta arriba, dominando la ruta, y mirando el valle. Al pie de la estatua me encontré con 2mujeres ciclistas de Canadá. Ellas estuvieron haciendo un rumbo de 4 semanas por el norte de Argentina. Aquí empieza “la Cuesta del Indio”. Son 15km de caracoles muy pesados, con el sol que te quema, por la selva. Subí muy despacio, con muchas paraditas. Y aproveche de cada riachuelo para ducharme con el agua fresca. A un momento un coche se paro, y el chofer me propuso de llevarme. Más todavía tuve el ánima de rechazar esta oferta simpática. Al fin si llegue al tope de los caracoles. Después la ruta sigue subiendo liviano, ondulando. A las 6 de la tarde, me pare a la estación de servicio que esta al crucero de la ruta que va al Mollar, y acampe aquí, agotado, a 2000m de altura. El día siguiente fui a Mollar para conocer el parque de los menhires. Infelizmente, no es un lugar de origen, las piedras fueron desplazadas hasta aquí de otros lugares, y puestas sin lógica, sin copiar el lugar de origen. Solo hay 2 círculos que tal vez son como antes. Entonces no hay ningún ambiente o esencia, no se comprende nada, una pena. Después la ruta es llana hasta Tafi del Valle, y pasa a lo largo del embalse pequeño, por el altiplano, arena y piedras, rodeada por las sierras secas. Después de Tafi se sube “la Cuesta del Infiernillo”. La ruta sube suavemente, con caracoles durante 17km, mas 3km derecho ondulando, por el campo de altiplano. Hay unas vistas panorámicas sobre el altiplano de Tafi, y buenas vistas de fincas con casas de adobe aisladas al medio de pajas amarillas. Al fin llegue al paso, 342m de altura. Después viene la bajada larga, 50km, bastante regular y rápida, con unas subidas fuertes, hasta Aimacha, cerca de Santa Maria. La ruta entra en otro valle de altiplano muy largo. Pasa por un campo de cactus altos con lana, especie protegida. Lo más impresionante es la inmensidad vacía, sin nada y nadie, virgen. Después de Aimacha, la ruta sigue bajando 20km más, hasta juntarse con la ruta 40. Y empiezan 60km de llano con viento fuerte en contra, por la pampa seca, entre paredes de sierra seca, lo inevitable de la ruta 40. Un poco antes de llegar a Cafayate, la ruta es rodeada por las viñas de vino famoso de Cafayate. Son estancias de viña, con manzanas ricas, copias de palacios italianos. De Cafayate hasta Salta Cafayate es un pueblo moderno, turístico, con solo la iglesia bonita. Pues fui a cenar con las canadienses, y escuchamos un buen cantor de folclórico. Después escogí, por esta vez, de bajar a Salta por el asfalto, es decir por la quebrada de Cafayate pasando por el pueblo las Viñas. La ruta baja suavemente siempre, mas con viento en contra, que se amplia por la tarde, durante 80km, hasta el pueblito Alemania. Son 20km más para llegar a la Viña, con viento a favor, por la llanura. Los primeros 30km son espectaculares. La quebrada es muy angosta, el rió y la ruta no mas. Las sierras de cada lado son de color rojo, con unas amarillas o negras. Y son dominando por el cerro Zorro todo negro, muy alto. Todas tienen las faldas esculpidas por el viento y las lluvias. Unas tienen la forma de castillos, con torres y paredes, otras de espinas grandes como la de corrientes en Buenos Aires, y otras con reinuras en diagonal. Hay torrecitas tapadas por piedras largas en equilibrio. También una piedra grande y alta es erizada sola, por el lecho de un arroyo. Al fin se encuentra el anfiteatro, que el un pozo a dentro de la sierra, nosotros estamos al fondo, y las paredes suben algo como 100m verticales. Y hay una garganta estrecha que se levanta también hasta el tope de la sierra. Las faldas de las sierras tienen colores distintos, están una atrás de otra, o una junta de otra, amarilla, roja, gris, verde, negra. Cambia siempre. Hay una falda que es de dos partes, una mitad amarilla y la otra negra, como cortada por el medio. Son 40km de espectáculo natural esplendido. Después el valle se ancha, se queda impresionante por la altura de las sierras, mas poco esculpido. La Viña tiene una iglesia bonita. Después entre en la llanura de Salta, 1187m de altura, todo agrícola: tabaco, viña, caña de azúcar, huertas, choclo, etc.… Pues por la mañana estaba lloviendo un poco, y me pare en un boliche para tomar un café. Mas un grupo de señores me convidaron y tome cerveza con ellos durante una hora, hasta el fin de la lluvia. Como 25km antes de Salta, me encontré con Ramón, que vino de bici a mi encuentro. Es un ciclista de Salta que vive con su familia, en Salta capital, y que amenazó una casita en el jardín para hospedar a ciclistas. Ya el recibo algo como 50 viajeros, entre otros amigos de la lista ciclistaslatinos. Pase 4 noches en su casa, que es un lugar de paz y serenad, con la madre, las 3 hermanas y el hermano, 8 gatos, 8 gatitos apenas nacidos y 2 perritos. Además tenia la suerte que por el domingo celebramos el cumpleaños de Ramón. Gente muy buena y muy simpática. Salta mismo es al principio una ciudad ruidosa, poluada, y con mucho trafico. Bueno tiene 3 iglesias maravillosas, grandes, mezcla de estilo barroco y de estilo gótico, con obras de pintura a dentro, decoraciones de oro, que merecen la vuelta. La plaza mayor es rodeada también de edificios antiguos, y se quedan unas casas de estilo clásico. Por la noche la plaza mayor tiene bastante ambiente, y se puede escuchar música folclórica en una peña. Pues yo estuve bien cansado, y preferí quedarme con la familia y practicar mandolín.

El Alto – Santiago del Estero 132

Santiago del Estero – Los Núñez – Termas del Hondo 72

Termas del Hondo – San Miguel de Tucumán 100

Vuelta por San Miguel de Tucumán 32

Santiago del Estero

Son 100km asfaltados desde la ruta 157, el límite de la Provincia, hasta la Capital, Santiago. La ruta sube liviano 20 km hasta la Sierrita, adonde hay 3 pendientes cortas, y baja 10km hasta Santa Catalina. Siguen 25km de lomas hasta Lujan, y 40km planos hasta el centro de Santiago. Pasa por el monte de matorrales y árboles, con unos pastos, granjas desparramadas. No hay pueblos, al nivel del cartel solo están los oficiales, escuela, policía, salud. Unas Granjas son típicas, de un piso solo, con paredes de tierra, el techo cubierto de tierra con hierba que crece, y que se adelanta par cubrir la terraza, con troncos limpiados que sirven de soportales. Es muy ecológico, tendríamos de copiar.

Santiago mismo es una ciudad moderna, de arquitectura común, es decir sin ningún belleza, cajas de cimentó para animales no mas. Se quedan unas casas antiguas, la catedral barroca y la iglesia gótica de San Fernando. Este tío vino por 1700 a convertir los indios, y recorrí desde Paraguay hasta Lima. Se quedo tiempo en Santiago, edificando un monasterio. Se cuenta que por su bondad y milagros logro a convertir indios. Aparte tiene 2 calles peatonales y un grande parque, con eucaliptos antiguos y enormes, terrenos de deportes, pileta y camping cerca del Rió Dulce. Este es ancho. Me fui al hotel, Pedro Gallo y Santa Fe, cerca de la antigua Terminal de colectivo, y quedo aquí un día para descansar.

Una vez mas noto cuanto en todos lados del mundo la vida moderna es sin belleza, sin arte, sin cómodo, casas cajas de cimiento sin decoraciones, ropas de mala tela sin dibujos tejidos, coches y música moderna ruidoso y agresivo, polución, gente triste y tensionada que se mueve como hormigas.

Mañana voy al dique de las Termas, y luego a San Miguel de Tucumán.

Las termas de río hondo

Salí de Santiago del Estero, siguiendo el río. Aquí toda la costa es transformada en parques y terrenos de deporte. Luego la ruta asfaltada sigue 38km recta y plana por el monte bajo, matorrales espinosos y cactus, con casas desparramadas. Después es un camino de ripio arenoso, por un monte más alto, con unos árboles, durante 27km. Al fin se junta a la ruta 9, con estación YPF al cruce, agua. Son 7km más para llegar al puente sobre el río adonde están los campings. Mucho calor hoy.

Para ir al lago de la presa, hay que seguir por la costanera del río, ancho, arboreto, durante 3km. Pero como es un llago por la llanura, no es espectacular, solo inmenso.

San Miguel de Tucumán

Son 100km de las termas a San Miguel, por la ruta 9, la única practicable en bici, las demás están demasiado arenosas. Es recta y llana, y pasa por pastos agrícolas. Solo hay casas desparramadas, y una e4stacion de servicio, y mucho calor. A veces al fondo se destacan las cimas blancas del Aconquija.

La ciudad es moderna, aparte de la plaza mayor, de las plazas Yrigoyen y Urquiza, y de las 3 calles que juntan esas plazas, 25 de Mayo, 9 de Julio, y del Congreso. Aquí están todos los edificios antiguos, es decir la torre del correo, la basílica barroca, la iglesia san Francisco con la neve todo pintada. Los museos son en casas típicas, de un nivel, con patios sucesivos. Unas casas tienen la fachada muy decorada, y el Palacio del Gobierno tiene fachada típico clásico Frances. Luego vienen 3 calles peatonales con las tiendas. Lo triste que hay muchísimo trafico ruidoso y agresivo que me sacan el placer de pasear.

Por suerte hay también un parque inmenso, con grandes árboles, terrenos de deporte, y la casa del ingeniero Combre, típica de un piso, con galería adelante. Este señor estaba el ingeniero del Ingenio, es decir la maquina qui permite de extraer el azúcar de la caña. Otro acontecimiento en San Miguel, aquí se firma la alianza de las Provincias Unidas de Argentina, luego de la liberación de España, en 1812.

Recomiendo también la vuelta al mercadillo cerca de la antigua terminal, para tener una idea del ambiente pobre de San Miguel.

El día siguiente pensaba ir a la vuelta de las Yungas, o selva tropical, pero se puso a llover. Y descubrí que en realidad, por todo el norte de Argentina, y Paraguay, el clima ya es tropical como en Bolivia y Brasil, y que llueve hasta fin de Avril. Entonces decidí pasar a Chile por el paso San Francisco. Tome el colectivo hasta Fiambalá.

Partager cet article
Repost0
Pour être informé des derniers articles, inscrivez vous :
Commenter cet article