Overblog
Editer l'article Suivre ce blog Administration + Créer mon blog
3  AMERICAS   BY   BICYCLE

MES VOYAGES AUX TROIS AMERIQUES EN VELO

ARGENTINA RIO CHUBBUT

A LO LARGO DEL RIO CHUBBUT La Peninsula Valdes y Punto Tombo Luego del doble cruce de los Andes, me fui a descansar en Puerto Madryn durante una semana, descanso bien merecido. Y fui a conocer por agencia la Península Valdés, y los pingüinos en Punta Tombo. Pues no recomiendo hacerlo en bici, ni uno ni otro. La Península son 4 o 5 días de estepa ventosa sin ningún árbol ni punto de agua, andando por un ripio malo, con mucha arena y piedras sueltas. Pues tiene pequeños almacenes en Puerto Pirámides, y también un hostal. Luego hay un bar que vende hamburgueses pobres y carisimos en la otra punta, y en la tercera, un hotel restorante de estancia, es decir de lujo. Punta Tombo son 2 días de estepa igual, e igual ripio, con un bar con sándwiches en la entrada del parque. Pero no se puede acampar en el parque. Pues son lugares inovidables, ver los animales salvajes de tanto cerca, ver la estepa pura, y el Atlantico, y la bahia de Puerto Madryn. También en Puerto Madryn tenia la suerte de encontrar a una amiga francesa, que paso en Argentina para hacer trekking. Y otra suerte, encontré a un turista de El Bolsón, que conocía las rutas saliendo de Esquel, hacia el Sur, el Norte y el Este. El me recomiendo la ruta que vaya a describir. Luego tome un colectivo hasta Esquel. Tenia de coger lo del día, porque fue imposible encontrar una compañía que acepto la bici. Noto que cada vez se hace mas difícil llevar una bici en colectivo, y mas caro. Descripcion de la Ruta Y el Miércoles, Salí hacia Rawson. Pero no tome el camino asfalto hacia Teka. Doble a la izquierda, hacia el Norte, hasta pasar el aeropuerto. Luego doble a la derecha por el ripio, Hacia el paso de los Sapos, es decir la ruta que sigue el rió Chubbut, a dentro del valle glaciar, hasta las plumas. Son cuatro días y media de ripio, hasta juntar la ruta 25, y luego un día de asfalto hasta las Plumas. Después la ruta deja el valle, sube por la meseta, y se queda por la meseta triste y ventosa, mejor evitarlo. Además el colectivo baja por un camino de ripio muy empinado a la represa del rió Chubbut, con vistas maravillosas del lago, y del pueblo a bajo del dique. El viento casi nunca lo tenía a favor, lo que no me sorprendo. Ya lo se, por haber experimentadolo, que es una leyenda de decir que el viento viene del Pacifico, sobrepasa la Cordillera, y corre hasta el Atlántico. El viento nace de la diferencia de temperatura entre la Cordillera y el Atlántico, el viento yendo del frio al calor. Y 5 meses por año, esta diferencia esta a muchas veces a défavor del Atlántico, mas frió. Lo vi últimamente en Puerto Madryn, adonde un día por dos el viento fuerte vino del mar. Y luego del colectivo hasta Rawson, hicimos toda la meseta con viento del mar muy fuerte. Pues por la mañana hasta las 11h, en general casi no había viento. Luego viene y se amplia, a veces del Sur, y a veces del Mar, muy escaso a favor y de muy corta duración. De noche a veces se reduce, y a veces seguí ampliándose, una vez tenía que sacar los palos de la carpa, usarla como saco de dormir no más, para evitar que se rompiera. Otra noche alguna bofetada saco el palo trasero. El ripio es común, con partes lisas, otras arena, otras calamina y otras pozos. Solo una vez hay que cruzar un riachuelo. Es muy plano, con pocas lomas. Por los 380 km de ripio están 2 pueblos con almacenes, hoteles y servicios básicos, el tercero es solo una aldea. También el problema es el horario de siesta, desde la una hasta las seis, es decir que si falta la abertura de la mañana, se acaba el rumbo del día a esperar. Mejor calcular con 3 a 4 días de comida. Yo tome el agua del rió, y todavía estoy viviendo. Pues el rió fue mi hogar. Almorcé y Acampe a sus orillas, que es el único lugar con árboles, me bañe, recoge agua, limpie las ropas, lo escuche y lo admire todo el rumbo. La ruta no pasa siempre a orillas del rió, una vez tenia que atravesar casi 1 km de campo para juntarlo. La dificultad es siempre igual en Argentina, la clausura. No hay nada, no hay nadie, no sirve, pero si hay una clausura, para enseñar que es privado, que es mi terreno mío. Entonces hay que encontrar un lugar por adonde se puede pasar. La primera vez tenía solo 2 cables muy separados y pase entre ellos. La segunda milagro no había clausura. Y las tercera y cuarta veces estaba ya al suelo. También hay que encontrar un lugar para acampar, a bajo de los sauces es no crecen las pajas, además hay sombra y menos viento, Infelizmente a mucha veces el rió esta a bajo de un acantilado de un metro, se necesita algún escalera o playita. Es decir que cuando vea alguna parada accesible, mejor pararse, que nada cierto que sea igual diez kilómetros mas adelante, una vez eligi de revolver. Hay que llevar bastante agua, como 3 litros, porque hace mucho calor, ideal, muy seco por el viento, y no hay agua aparte del rió, y se necesita mucho tiempo para recogerla. El tráfico es local y muy escaso hasta el asfalto. Luego hay pero sin riesgo. El colectivo en Las Plumas sale a las 14h30, no lo falta, este pueblo no merece una noche. Ahora paso al paisaje, al ambiente. Desde Esquel hasta Piedra Parada Me quede un día en Esquel, pueblo convertido al turismo, lo que permite de encontrar todo lo necesario, y por supuesto, también todo para gastar. Entonces complete mi colección de discos de música folclórica de Argentina. Al principio, saliendo de Esquel se ve un valle largo, entrando como una cortada en la Cordillera, son pastos con sauces y pinos. Luego, a la entrada del ripio, como un señal de la futura belleza, esta un cerro largo y alto, con dos picos. Tiene la falda con manchas de colores distintas, rojas, amarillas, azul, marrón, unas que brillan al sol, parece pintado por un artista moderno, con los colores del fuego. Y la ruta entra en la patagonia pura. A fin de vista crece una paja amarilla, unas brezos, y otra paja verde, con flores amarillas. El suelo es muy arenoso. Y no hay nadie, unas fincas pequeñas, de vez en cuando. No me acuerdo bien todo, porque estuve extenuado, andar ya estaba difícil. Pues hay una subida larga, 15 km, 2 horas terribles con el calor sufocante, en realidad pienso que ya tenía fiebre. Añado que todavía no tome el agua del rió. Pues pase el paso, no debe ser más de 1000m, y viene la bajada rápida. El valle rodea el arroyo Teka, y es totalmente rodeado de sauces, y álamos, que indican estancias o aldeas. Por el medio de la bajada almorcé en una casita abandonada a orillas de la ruta, buena idea, porque luego nunca hay sombra. La ruta siempre se queda alejada del rió, 1 km. Y luego de 80 km, 65 de ripio, pase por el puente sobre el rió, muy poco agua, y llegue al primer pueblo, a las dos, pura hora de siesta. Todo estaba cerrado, durmiendo, y el sol estaba tremendo. Decidí seguir, y un dueño de un boliche me explico bien el camino. Pues allá al cruce hay que doblar a la derecha, pasar ante la estación de servicio, seguir los carteles hacia el hotel, doblando a la izquierda, pasar ante la policía y el hotel, doblar a la derecha, y al cabo salir del pueblo sin ver nadie en la calle, y seguir la ruta. Luego de 8 km se encuentra otro cruce, hay que doblar a la derecha, 8 km mas y la ruta dobla a la derecha y cruza un rió por otro puente, una loma de 1 km, y la bajada de 7 km hasta el rió Chubbut, a orillas de cual acampe, al momento que la ruta se acerco. Aquí encontré la clausura de dos cables solo, y pase acostando la bici entre ellos, sin descargarla. El dia siguiente sali temprano, y ya me parecia un calor fuerte. Tenia viento encontra, y todo estaba efuerzo. La ruta sigue a lo largo del rio, por un ripio comun, con unas lomitas. A las 11, llegue al puente moderno de Piedra Parada. Piedra Parada es una roca enorme, alta, solitaria en el campo, a orillas del rio. Cruce el puente, el agua es azul y verde y lila, lindissima. El camino por la izquierda se va a las fincas, y por la derecha a un canaron, es decir la entrada de un riachuelo seco saltando del alcantilado. No es fenomeno, pero le permite ver de cerca la roca de todas colores. Desde Piedra Parada hasta El Condor Segui un poco mas adelante, y vi una huella de coche, por la arena, yendo hasta el rio, sin clausura ni porton. Pues no se puede escapar este milagro, y la sigue para encontrar un lugar en la sombra de los sauces, para almuerzar. De verdad el lugar estaba lindo, con acesso al rio, y piedra para sentarse. Recogi agua del rio, almorce, tome the, y me note muy pero muy cansado. Entonces decidi armar la carpa y echar una siesta. Pues dormi toda la tarde, toda la noche, 18 horas, despiertandome unas veces solo a causa del dolor fuerte de cabeza, rapido tomar agua con aspirana y dormir de nuevo. Cierto estuve enfermo. Ademas un viento loco soplaba, sacando el palo trasero de la carpa. Por la manana me despierte en mejor forma, y decidi seguir. Despacito arregle la pincha de la rueda de atras, y luego me fui con prisa, gracias al viento a favor, hasta el proximo pueblo, el Paso de los Sapos. LLegue en punto antes de la siesta, es decir de la cerrada de los almacenes. Y puse hacer compras para 3 dias, y pan, y almocar al comedor, mismo precio que en Buenos Aires. Por la ruta note 3 rocas juntas, de pie, solitarias en el campo, como soldados. El rio serpienta rodeado de sauces criollos, por un valle un poco ancho, entre dos acantilados esculpidos por el viento y el agua, y con la falda colorada. Pasan todos los colores, blanco, gris, amarillo, naranja, rojo, verde, negro, azul. Es durante una o dos horas el mismo tipo de paisaje, luego viene otro, luego otro. No son todos mesclados como en otros caniones, tal este de San Rafael. Lo hace la sensacion de una pelicula que va lento, al ritmo del agua de un gran rio por la llanura. Pero si es muy lindo. Por el lado de la ruta, solo es pura estepa cuando hay campo, y a veces hay un rio seco que viene, abriendo el acantilado, y se ve campo seco hasta el final, con pajas amarillas y verdes clara, piedras y arena. Por el otro lado del rio, inacesible, estan las fincas, rodeadas de arboles, alamos, sauces y pinos, pastos, vacas, caballos, y ovreras. Cada es solitaria, seprada por campos de la siguiente. Segui aun unas horas mas hasta las cuatro. El viento se puso en contra y se amplio. Pues vi un lugar adonde la clausura estaba cayado al suelo, pero el rio estaba muy lejos. Entonces decidi probar la suerte un poco mas adelante. Mala idea, que no habia nada, y que al final regrese a este lugar, cruce todo el campo con ovreras, pajitas y espinosos, hasta llegar a los sauces y el rio. Arme la carpa, pero por la noche se amplio tanto el viento que decidi sacar los palos, para evitar que se rompio la carpa. El dia siguiente llegue a El Condor, una aldea, no cierto que haya almacen. Desde El Condor hasta Las Plumas y colectivo hasta Buenos Aires Luego el valle se ancha mucho, los alcantilados se hacen lejos y amarillos, las estancias mas planteadas con arboles. Laruta, no se porque, se aleja del rio, sube hacia el altiplano, y luego hasta la grande ruta, el asfalto. Calor y viento. Almorce al cruce con la grande ruta, que no hay nada para pararse en la sombra. La ruta luego sube un poco mas, y baja y regresa al rio, al pie del acantilado. Este es muy esculpido por el viento, y las coches se pajan para sacar fotos. Yo todo el cuerpe me duele, me siento extenuado, y entonces me esta dificil encantarme de la belleza. Pues me pare para admirar, a pesar del sufrimiento. Segui hasta Las Altares, otra aldea. Solo hay una estacion de servicio, un hotel ACA carisimo, viento, ruido, almacenes cerrados, y calor. No queria acampar aqui. Compre una dozena de churros, y segui. Por suerte, a la salida del pueblito, vi un lugar a bajo de la ruta, acesible, con sauces y ceped para acampar a orillas del rio. Habia ya una familia con su camioneta, pero habia lugar para nosotros ambos. Empeze a calentar agua, cuando los de la familia me llamaron, y me propusieron comida. Me explicaron que se vayan a seguir ahora hasta Puerto Madryn, adonde amigos les esperan con el asado, y que entonces la comida seria sacada a la basura. Pues comi, tome, charlamos, fue un rato bien agradable. luego arme la carpa, tome the y dormi. El dia siguiente se acabo el rumbo. La ruta sigue hasta las Plumas, el acantilado se hace mas bajo, menos bonito, mas lejos, el valle se ancha, el rio cambia sucio. Encontre un ultimo lugar simpatico por la sombra de los sauces para almozar. Unos kilometros antes del pueblo, un colectivo me sobrepasa. Habia decidido dejar el rumbo en Las Plumas, porque luego la ruta sale del canion y se va por el altiplano, ventoso y sin interes. Y llegando al pueblo, me fui a la terminal, y por suerte todavia estaba. Sin Problema cargamos la bici, y nos fuimos hasta Trelew. Por suerte el colectivo hace una vuelta hasta el pueblito al pie del dique. Es un lugar magico. La ruta de ripio baja rapidamente, agarrada al alcantilado, pasa sobre el dique, con la vista de todo el lago, azul entre paredes rojos, largo. Y pasa por un tunel, y aparece el pueblo, al pie mismo del dique, un oasis, con muchos alamos, pinos, sauces, eucaliptos, y casas, entre paredes altas de roca roja y gris. Trelew no es nada mas que un pueblo pobre y moderno. Encontre con dificuldad una compania de colectivos hasta Buenos aires que acepta la bicicleta, la Pinguin, famosa por los precios bajos y los colectivos malisimos, antiguos y rotos. Pues tambien ellos me pidieron de embalar la bici. Me fui corriendo al frente, y un poco mas adelante, y aun un poco mas adelante, para encontrar un almacen de materiales para banos y piletas. Me vendieron un plastico y papel pegante. Regrese a la terminal, y muy rapido embale la bici, con un ruido increible de la sinta pegante, todos me miraban. Corre cambiar de ropas al bano, compre un chivito, y tome el colectivo. Por el rumbo cargaban otra bici, nada embalada... Fueron 5 dias desde Esquel, y algo como 106 + 35 + 71 + 80 + 96 + 100 = 490 km

Partager cet article
Repost0
Pour être informé des derniers articles, inscrivez vous :
Commenter cet article
P
Cierto uno de mis fabulosos recuerdos de la Maravillosa Argentina
Répondre
C
He ido y es una zona preciosa y donde además se come muy bien, espero ir pronto otra vez porque me lo pasé genial!
Répondre