Overblog
Editer l'article Suivre ce blog Administration + Créer mon blog
3  AMERICAS   BY   BICYCLE

MES VOYAGES AUX TROIS AMERIQUES EN VELO

ARGENTINA LOS LAGOS DEL SUR 7

Hasta el lago Rivadavia Por los lagos Puelo y Epoyen y el pueblo Cholila Después del lago Puelo, escondido por las nubes, una subida junta la ruta. Esta, asfalte, sigue fácilmente por el valle de El Bolsón, con álamos y sauces, en el pueblo el Hoyo, buen llamado, siempre al fundo de la montaña, como en un canyon. Además siempre tenia un clima húmedo, variable y nublado. Todo eso me cambie un poco citrin. Acampe al lado del lago Epoyen, en el camping el Refugio. El dueño es francés, y el lugar bonito. 1km antes hay el camping la cordillera, más típico, a causa que el dueño es de aquí, de la montaña. El camping agreste a lo largo del lago es feo, ventoso y frió. No vi bien este lago, pequeño, todo estaba nublado. Además lluvia toda la noche y el día siguiente, y me quede, esperando el sol. Aquí dos ciclistas argentinos jóvenes, que encontré en El Bolsón, me juntan. Charlamos mucho, y comprometimos de seguir juntos mañana. Eso me encanta, es la primera vez desde 3 meses. Es otra aventura de compartir, charlar, y esperarse. Infelizmente, los dos chicos guardan los horarios de los estudiantes y el ritmo de Buenos aires, y tienen un equipaje insuficiente y ninguna experiencia. Entonces el tercero día sigue solo. El valle se abierta, mas y más ancha, al lado de la sierra a la izquierda, muy alta, cubierta de nieve. Y la vegetación cambia, retamas, brezos, rosas, matorrales y lupinos, y piedras. A la derecha hay una línea de montañas altas y blancas, decorteadas. La ruta, al principio asfalte, y después de ripio, sigue, un poco ondulando, muy buena. Solo había bastante viento frió. En la entrada de Cholila, el pueblo adonde vive el cantar francés Florent Pagny, la línea de montaña se encuentra también de frente, hermosísimo. Almuerzamos al restorante al crucero, a la izquierda la ruta va al pueblo Cholila, a la derecha al parque de los alerces. Después la ruta sigue siempre por el valle ancho, rodeado de montañas blancas, con pastos, granjas y agrícola, muy bonito. Acampamos a 12km de Cholila, camping el abuelo Daniel, al lado del hermoso rió Carrileufu. Este es rodeado de arbustos y lupinos con agua azul, que cambia rosa por el acostó del sol. El dueño es muy simpático. Después la ruta sigue los lagos Rivadavia, Verde y Feutulafquen, ondulando y brava, atraviesa del bosquete. No falta la primera vista del lago Rivadavia. Al fin de una subida, unos Km después del camping, hay un espacio libre cubierto de hierba y rosas, con al fundo un cierre. Sáltalo y mire el lago. Bueno es solo una parte porque tiene 30km de longitud. Todo a su lado hay una línea de montañas blancas que lo rodea. Aquí cruce un bosquete muy diferente. Son tamaris, retamas, brezos, todos en flores, laureles, y lingas altos. Esos árboles, más pequeños, más juntos, dan un confuso de líneas de ramas, de colores de flores violeta, amarilla, rosas, rojas, de hojas verde crudo, amarillas, verde profundo, de los troncos grises, negros, verdes, marrones. Y al lado hay la serenad del lago y de los picos. Hasta Trevelin Por los lagos Verde y Futeulafquen Pues la ruta sube durante 10km, hasta el mirador del lago verde. El bosquete vuelve a coihues y colihues. Para ir al mirador, sube la senda, caminando, y de repente se ve los dos lagos, el verde y el siguiente, en una línea, con al fundo las montañas blancas y al rodeo los declives verdes sombre con bosquetes. Al empezó hay el delta del rió, con playas y pajas amarillas y verde claro y agua azul. Tanta belleza es un regalo de la naturaleza. Pues bajamos hasta el camping y el lago verde. Bueno bajar hasta la muelle es interesante. La vista del lago es bonita, y los arrayanes crucen a su largo. Pero los dos campings cuestan una fortuna. Entonces seguimos hasta el camping agreste y gratuito del rió de los arrayanes. Para ir, doble a la derecha por el camino que va a la casa del guarda parque. Es un lugar maravilloso, con coihues, colihues, arrayanes y rosas, pajaritos, el agua de l rió transparente, fogones bien escondidos, y mucha leña. Lo aconsejo. Después la ruta sigue durante 3 km el rió de los arrayanes. Al fin hay un mirador fabuloso, con a bajo la vista del rió serpenteando, y al frente un grande grupo de picos muy blancos de hielo, casi transparente por parte, y muy altos. Se ve también un glaciar. 10km Después hay otro camping bonito y gratuita, en la playa del francés, al frente del lago Futeulafquen. Pues la ruta sigue el lago durante 30km, con vistas maravillosas. A veces toda la montaña se refleje en el agua, a veces los picos son atrás, a veces al frente, a veces al lado. Y siempre los declives son cubiertos de bosquete. Casi al fin hay una cascada bonita, y al fin una playa para almuerzar con la vista del lago, todo cerrado al fundo por picos blancos. Después la ruta se cambia asfalte. Y al mismo rato, quitamos el bosquete de coihues para entrar en la sierra. Y vuelven las retamas, sauces, tamaris, brezos, y plantaciones de pinos. Plantaciones de pinos, eso es la lógica de Europa, usar todos los suelos para agrícola, y no importa el cambio de la naturaleza y del paisaje. Andar los 25km asfalte y llano es un regalo, hasta el crucero hacia Esquel o Trevelin. Aproveche la tranquilidad de la laguna a bajo, con pastos, y atrás la fuerza de la línea de montañas blancas. Después del crucero, la ruta, de ripio de nuevo, baja durante 10km, al lado de un rió con pastos, sauces, pinos y álamos. Es una lastima que no es asfalte, y que entonces no se puede todo aprovechar de esta bajada por bici. Bueno Trevelin es un pueblecito, pero el lugar es hermosísimo. Es un valle muy anchas, bien planteado con siempre las vistas de las montañas o de la sierra que lo rodean. Desde Trevelin hasta Futaleufu Por el lago de la presa Un poco antes de Trevelin, encontré dos ciclistas, uno de Bélgica y uno de Chile, que vienen de Puerto Madryn, por el valle de Chubut, todo por bici, con el viento de frente. Bueno no soy el único loco que atraviesa la meseta en la mala dirección. En Trevelin, fue al lago de la presa. Este lago no es fantástico, sino que la ruta si. Este sigue atraviesa de un valle ancho, todo agrícola, con pastos y granjas, y árboles planteados por él más, cipreses, pinos, sauces, lingas, laureles, maitenes, álamos, robles. Y por supuesto hay retamas y tamaris salvajes. ¡Todo eso es de una belleza! Al final el río serpentea entre dos acantilados altos, agua azul, piedras marrones y rojas, árboles verdes. El lago mismo es bastante grande, con declives verdes y unos picos blancos al fundo. Pero se ve poco, y parece demasiado artificial. Por la noche del 21/12, venía al albergue un grupo de españoles. Hacen una fiesta, con cordero asado, invitan un músico local, un gaucho de la montaña, que canta folklórico, historias del pueblo, y tomamos un poco de champagne con un pastel con nata. Fue una noche muy agradable, que me hace mi fiesta del fin del año, por el día el más largo del año, un día muy importante para yo que soy apasionado de la naturaleza, más que el de la religión. Después sigue hasta Futaleufu, en Chile. La ruta de ripio es buena este año, y sube suavemente. Solo había este viento frío, y lluvias. La ruta sigue un vale ancho, parecida de lo que va a la presa, todo organizada. ¡Que trabajo han hecho los Gales por aquí! Después del lugar “los cipreses” el valle se estrecha, y sigue el río grande, un río muy ancho, con agua pura y tranquila, rodeado de sauces y pastos. Al fin llegue a la frontera, adonde almorcé. Pues rápidamente, siempre al lado del río grande, que ahora se llama Espolón, llegue a Futaleufu. Es un pueblo muy bonito, que merece de conocerlo. Las casas son todo de tejas de madera, hay un parque planteado, y una bicicleteria. Además es todo rodeado de montañas blancas y tiene dos lagos a su lado. Solo hace frío, siempre. Le propongo el hospedaje cacahué, sobre la grande avenida. Pues no falta la ruta, que sigue por la izquierda, cale Aldea, y no derecha.

Partager cet article
Repost0
Pour être informé des derniers articles, inscrivez vous :
Commenter cet article